martes, 19 de noviembre de 2013

Mandamientos


Inocentes quienes rezan para acabar en el cielo, 
sin saber que en el infierno de tu piel he encontrado el paraíso.

Religión encontré en tus despedidas
 y me declaré atea sin tu regreso.

Hablan de distancia en kilómetros como si desde esta punta del mapa pudiera importar a cuantos dichosos números estés de mi.

Desde aquí lo único que cuento son los besos que no te di
 y las curvas que me marean
son aquellas que esta noche
no recorreré por tu cuerpo.

Ese infierno que encontré en tu piel
 y que tanto busco
 no es más que el paraíso arrebatado en un mordisco indecente.

Y por paraíso me refiero a tus manos,
 subiéndome al cielo sin salir de esta habitación,
haciéndome creer en siete religiones nuevas
con tres comunes mandamientos:

Buscaré tu piel entre las suyas,
 por encima de todas mis fuerzas.

Caeré en la tentación
tantas veces como aparezcas,
convirtiendo el pecado en historia
y la historia en tus deseos.

No codiciaré amor ajeno
si al final del día
mi único ruego es que la noche,
que vuelvas, desconozca lo que es un final.


1 comentario :

  1. Me alegro que vuelvas a encontrar las ganas para escribir =)

    ResponderEliminar

Deja tu sonrisa por aqui , prometo devolverla.
;)

Tweets por @PeeennyS